facebook twitter
Jueves, 15 Enero 2015 00:00

5 Reglas de la Imagen Ejecutiva Femenina

Escrito por

5 reglas de la Imagen Ejecutiva Femenina

Cada vez son más las mujeres que triunfan en el ámbito laboral y toman cabeza en los negocios. Una gran arma para ellas es su imagen, recuérdenlo. Te recomendamos seguir estas 5 reglas básicas, pero esenciales, para tener una imagen digna de una ejecutiva.

96f60a2dda728818669c30ac1e88631f1. La elegancia femenina radica en el cabello

Debes elegir un corte de cabello que vaya de acuerdo a tu edad, cara y objetivo. En el mundo de los negocios es recomendable traerlo recogido en todo momento ya que no generarás distracción y siempre lucirás arreglada. Si tiñes tu cabello, comprométete a retocar las raíces una vez al mes antes de que se empiece a notar tu color anterior. El largo adecuado para una ejecutiva es máximo unos pocos centímetros debajo del hombro.

2. Usar maquillaje

El maquillaje ejecutivo no debe ser muy cargado y debe lucir natural. Debemos crear un look que nos dé un aspecto fresco y arreglado. Utiliza colores neutros como café y beige para los ojos, y un labial nude o gloss para la boca. La cara lavada o el maquillaje demasiado cargado no te darán una buena imagen en los negocios.

3. Uso de accesorios

Siendo una mujer ejecutiva el uso de accesorios se limita a 3. Esto incluye cara, cuello y manos. Los accesorios deben ser pequeños para que no generen distracción ni visual ni auditiva. Además en el mundo de los negocios los aretes son un accesorio fundamental, así que nunca salgas de tu casa sin ellos.

4. Usar tacones

Aunque hay oficinas en las cuales está permitido llevar flats, la realidad es que éstos siempre van a tener una comunicación mucho más informal y accesible. Así que si quieres tener una imagen más formal y poderosa te recomendamos llevar tacones. La altura máxima de un tacón ejecutivo es de 7cm.

5. Uso de perfume

El uso del perfume es un toque de distinción y elegancia. Tu olor no debe dejar una estela que perdure horas en la oficina. Opta por olores frescos y naturales.

Al tomar en cuenta estas 5 reglas básicas lograrás proyectar una gran imagen profesional. Si quiere obtener más conocimientos del tema no dudes en contactarnos. Tenemos cursos y capacitaciones sobre imagen profesional, código de vestimenta e imagen personal.

Por: Sofía Aznar G.

Jueves, 18 Diciembre 2014 00:00

Las 8 cosas que nunca debes decirle a tu jefe

Escrito por

Frases como “el proyecto no se terminó”, “no encuentro los archivos” o “la oficina se inundó, perdimos todo”, molestarían a cualquier persona. Pero las frases que harán que a nuestros jefes se les pongan los pelos de punta, son las típicas que decimos a diario pues creemos que estamos ayudando.

Recuerda que ninguno de estos es una ley, en muchas empresas el contribuir, ser proactivos y ayudar, es algo valioso y reconocido. Hay que cuidar como y cuando decimos las cosas.

No trates de enseñarle algo a tu jefe que él ya sabe.

“No le quieras enseñar a hacer chiles a Clemente Jacks”. Esta frase popular lo ilustra a la perfección. Puedes compartir tus ideas acerca de las decisiones que tu jefe está tomando, pero no trates de cambiarlas.

No pongas a tu jefe entre la espada y la pared

“Si no recibo (cualquier cosa que desees), renuncio”. Recuerda que tu jefe tendrá cosas mucho más importantes sobre las cuales decidir que si tu permaneces o no en la empresa. Nadie es irremplazable y no debes ponerte en una situación en la que seguramente saldrás pendiente, en vez, trata de negociar acerca de tus peticiones y/o necesidades.

A ningún jefe le gusta ser sorprendido

“Estaba viendo si tal cosa funcionaba antes de alertarlo del problema”. Puede que cuando tu jefe se entere del problema, sea muy tarde para solucionarlo. Cuando exista un problema, en vez de tratar de solucionarlo, acércate a tu jefe con una posible solución en el momento en el que suceda. Él podrá decidir qué hacer y estará al tanto de lo que está sucediendo dentro de la empresa.

A nadie, en especial a tu jefe, le gustan los conflictos dentro de la oficina

Indudablemente, en un espacio laboral, existen problemas. Muchas veces es imposible contenernos a ventilar nuestras opiniones sobre las personas con las que trabajamos, pero recuerda que los jefes no tienen por qué enterarse. Intenta mantener un ambiente cordial dentro de tu trabajo para que tanto para ti, como para los demás, sea más agradable el tiempo que pasas ahí dentro.

“No puedo”/”No sé”

Siempre existirán dudas acerca de cómo realizar ciertas tareas, pero en vez de bloquearte a la idea de no saber y/o no poder, acércate a tu jefe y extérnale tus dudas. Demostrarás interés dentro de la empresa y ganas de aprender.

Presenta una solución, no un problema

Como mencioné anteriormente, cuando presentes un problema a tu jefe, asegúrate de tener una solución presente. Puede ser que tu jefe decida irse por otro camino pero el hecho de tener una solución en la mesa, le facilitará la decisión y no sentirá que toda la carga recae sobre él. Será agradecido tu interés en la empresa.

“No se puede hacer”

Para un jefe, que le digan que algo no se puede hacer, es tomar la salida fácil. Si algo realmente no se puede hacer, debes de presentar las razones por las cuales no es posible realizarlo.

“NECESITO un aumento”

En vez de NECESITAR un aumento, demuéstrale a tu jefe por qué MERECES un aumento. Al demostrarle a tu jefe lo que aportas a la empresa y lo valioso que es, no dudará ni un segundo en otorgártelo.

Toma en cuenta estas frases para no tener problemas con tus superiores. Recuerda que cosas como éstas, pueden destruir tu imagen laboral. Si te gustaría saber más sobre el manejo de crisis dentro de las empresas, no dudes en contactarnos.

Por: Sofía Aznar G. 

Miércoles, 17 Diciembre 2014 00:00

El Poder de la Voz

Escrito por

La voz es una herramienta que usamos la mayor parte del día y no somos conscientes de las repercusiones que tiene, ni de lo que proyectamos con nuestra voz hacia los demás.

Seguramente conoces a alguien que su voz te irrite, te haga dormir o te hipnotice. Según estudios realizados, al conocer a una persona nos influye en un 55% su imagen, 38% su tono y sólo el 7% el contenido del mensaje.

La imagen vocal tiene un gran peso ya que de esto dependerá que una relación, en cualquier ámbito, se lleve a cabo; de ésta dependerá el éxito que tenga en su vida profesional y personal.

Según un estudio realizado por la Organización Gallup, en donde se le preguntó a hombres y mujeres acerca de qué era lo que más les irritaba al escuchar a alguien. Los resultados fueron los siguientes:

shouting through megaphone

Tonos bajos: tenemos la creencia que al hablar bajo, llamaremos la atención pero la verdad es que resulta muy irritante pues no todas las personas podrán escuchar lo que dices.

Tonos muy fuertes: cuando una persona prácticamente grita, da la impresión de querer llamar la atención pero de una forma muy negativa e irritante.

Una voz monótona: ¿recuerdas a tu profesor de historia en la secundaria y cómo cada clase te quedabas dormido? La voz monótona es un somnífero natural, no se percibe emoción por más que si la tenga. Así que la próxima vez que tengas insomnio, ya sabes a quien llamar.

Muletillas: este…si…bueno…o sea…¿si conoces las…este...muletillas, no? Son molestas pues no llegas al mensaje y la gente se desespera. Cuídalas y no abuses de ellas.

También es importante recalcar que la voz nos podrá delatar, por más que tú te proyectes seguro y confidente, si estás nervioso y no sabes controlar la voz, seguramente transmitirás tu nerviosismo por medio de ella.

Cuida el tono de tu voz, habla con convicción, inflexión y contenido. Si te gustaría aprender a modular tu voz, no dudes en contactarnos, contamos con cursos que te harán tener una mejor imagen vocal.

Por: Sofía Aznar G. 

Página 4 de 17