facebook twitter
Miércoles, 10 Septiembre 2014 00:00

Espacios personales

Existen cuatro tipos de espacios personales. Éstos nos permiten interactuar con las personas de manera cómoda dependiendo el tipo de relación que tengamos y la función de las circunstancias. Hay ocasiones en las cuales al no respetar los espacios personales podemos hacer que la otra persona se sienta incómoda o invadida. Sigue leyendo para descubrir en que ámbitos se utiliza cada uno.

Zona íntima:

Desde el contacto físico hasta los 42 cm de separación. Utilizamos este espacio para las personas más allegadas a nosotros. Por ejemplo nuestra pareja, familia y amigos cercanos. Es el espacio más preciado de una persona pues no cualquiera puede traspasar esa línea. La zona íntima es sumamente personal y por lo tanto no aplica para ambientes ejecutivos, al no respetarla podrás poner en juego tu reputación y profesionalismo.

Zona personal:

Desde los 42 cm a 1.25 metros de distancia. Ésta sirve para interactuar de manera cómoda en fiestas, reuniones y hasta en el trabajo. La distancia es suficiente para comentar cosas en privado o asuntos que podemos compartir con un grupo pequeño de personas. Esta distancia suele establecerse en lugares como juntas de trabajo, reuniones con socios, etc.

Zona social:

Desde los 1.25 metros hasta 3.5 metros de separación. Distancia que mantenemos con las personas que pueden llegar a ser conocidas pero no son allegadas a nosotras o que existe cierta jerarquía. Por ejemplo la distancia que existe entre las diferentes áreas de un corporativo.

Zona pública:

Desde 3.5 metros en adelante. Es la zona más alejada pues no existe ningún tipo de relación con las personas. Es la distancia que mantenemos con las personas del metro o en las calles.

Ahora que conoces las distintas zonas o distancias que existen es fundamental que las respetes. Si llegamos a cruzar el espacio de una persona al cual no correspondemos podemos hacer que ésta se sienta agredida e incómoda, además esto puede causar una mala imagen sobre nosotros.

Por: Sofía Aznar G. 

Publicado en Imagen Profesional